Tempura de Pollo, Calabacín y Teriyaki



Después de hacer el pollo a la plancha para el potito de mi hijo, he recordado que me sobró pasta de Tempura y salsa Teriyaki de la última receta, (Langostinos en Tempura). Así que juntando la pechuga de pollo que tenía delante de mis ojos, un calabacín del verdulero, y la pasta fría de la nevera, creo que ha salido un plato muy correcto.
Espero que os guste.


2 PERSONAS  TIEMPO DE PREPARACIÓN: 30 MINUTOS

Ingredientes:

200 Gr de Harina
120 Gr de Maizena
10 Gr de Levadura o Bicarbonato
10 Gr de Sal
50 Cl de Agua con Gas (Muy Fría)
1 Pechuga de Pollo
1 Calabacín
Aceite de Oliva

Salsa Teriyaki

La salsa Teriyaki original sabemos que se hace con mirin, sake etc, pero esta versión que me han pasado está muy rica y con ingredientes más fáciles de encontrar.

150 Cl de Caldo de Carne
100 GR de Azúcar
100 Cl de Salsa de Soja
25 Cl de Vino Blanco
25 Cl de Jerez Seco
Maizena para espesar

Si estáis vagos para hacer la Tempura:

300 Gr de Harina para Tempura Santa Rita
Agua Fría

Preparación:

1. Para hacer la salsa Teriyaki, en un cazo ponemos los ingredientes de la salsa Teriyaki a calentar a excepcion de la maizena. Mezclamos bien todo, y cuando hierva le añadimos un poco de maizena para espesar la salsa un poco. Siempre es mejor disolver primero la maizena en un poco de agua fría y luego agregarla, así evitaremos los grumos. Dejamos la salsa unos minutos a fuego bajo para que reduzca y retiramos.


2. Cortamos la pechuga en bastones de 1 cm de grosor, hacemos lo mismo con el calabacín, y lo lavamos y secamos bien con papel de cocina. Salpimentamos todo  y reservamos en un plato.


3. Para hacer la masa de tempura, en un bol amplio ponemos los ingredientes secos y los mezclamos bien, a continuación, vamos añadiendo el agua con gas muy fría poco a poco. Hemos de conseguir una textura consistente pero a la vez no muy dura. Algo así como una textura de natillas para que nos entendemos. Cuando la consigamos la metemos a la nevera unos minutos, para que se enfría bien. Cuanto más fría está la pasta para rebozar, más crujiente queda al freír. Una vez hecho esto bañamos los bastones de pollo y calabacín en la pasta.



4. Ponemos el aceite de oliva bien caliente en una sartén, y freímos por tandas el pollo y el calabacín. Lo dejamos escurrir todo un par de minutos en papel de cocina para que suelte el exceso de aceite y  solo nos falta añadir la salsa para poder  montar el plato y disfrutar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...